Las 10 reglas para vestir correctamente de traje

Regla #1. El botón de abajo siempre desabrochado

Siempre, siempre, siempre debe ir desabrochado el botón inferior del saco, luego los demás dependen en gran medida del número de estos. En caso de tener tres botones se abrochará el del medio y se dejará el superior a gusto de cada uno, en caso de dos está claro cuál abrocharse ¿No? ¡El superior!

Regla #2. La hombrera en el hombro

Nunca debe sobresalir la hombrera de la caída del hombro. Cuando esto pasa produce una horrorosa arruga que estropeará todo el conjunto.

También en caso contrario nunca la manga deberá meterse en territorio del hombro, ya que tienen problemas territoriales y quien sabe si puede estallar un conflicto.

Regla #3. La camisa siempre asomará por las mangas

Siempre debe verse al menos uno o dos dedos de la camisa sobresaliendo de la manga del saco. Si no hay ni rastro de la camisa es que algo estamos haciendo mal.

Regla #4. La regla del pulgar

¿Quieres saber cual es el largo perfecto para la chaqueta? Es simple, pon las manos a los lados del cuerpo y el bajo deberá llegarte aproximadamente a la mitad del dedo pulgar.

Reglas #5. Lo poco gusta y lo mucho cansa

¡Nos referimos a las arrugas! Si hay demasiadas arrugas en las mangas, hombros o cualquier parte del traje es que algo no va bien. La causa es fácil de detectar, o te queda pequeño o te queda grande.

Además debemos cuidar mucho esas indeseables arrugas al abrocharse la chaqueta, si estas destacan por su abundancia es que hay que levantarse temprano e ir a correr, ya sabes a lo que me refiero.

Reglas #6. El bajo perfecto

Aquí tenemos un problema ya que el gusto personal hace mella en este apartado. A alguno le gusta enseñar más calcetín y a otros apenas nada pero si bien todo depende del gusto, hay unos límites que jamas podrán pasarse.

Regla #7. Cuando te sientes, botones fuera

No hay excepción y cuando te sientes rápidamente desabróchate con destreza los botones del saco. Será un tontería pero no hay gesto que me guste más que sentarme mientras al mismo tiempo y con una mano me abro el ojal de la chaqueta, llamenme tradicional si quieren.

Reglas #8. Crear contraste de tonalidad

Por favor, las combinaciones de chaquetas oscuras y camisas negras dejenlas para las graduaciones de instituto ya que siento decirlo, pero eso no es “cool”.

No hay nada mejor que el brillo de una camisa blanca en contraste con un traje oscuro.

Reglas #9. Dejen el negro para los camareros

Siguiendo con este tétrico color reitero que el conjunto de traje negro, camisa blanca y corbata negra está muy bien si eres camarero en una boda pero llevarlo en el día a día solo darán ganas de pedirte un gintonic.

Regla #10. Di SI a los complementos

Cada vez están más instauradas y ya sea el pañuelo, el pin en la solapa o las mismas gafas de Sol hay que introducirlos en nuestros looks creando un poco de contraste.

Eso si y aunque creas que esta bien, no es del todo recomendable combinar el pañuelo con la corbata ¿De verdad vamos a ponerlo tan fácil?

Anuncios

“El buen comer”

Seguir una alimentación correcta puede ser fácil cuando se sabe que existen tres grupos de alimentos que se deben combinar y que no hay que excederse.

Por ello, expertos en nutrición diseñaron una herramienta llamada “Plato del Bien Comer”, que está basada en las características de la población mexicana y representa los 3 grupos de alimentos y cómo se deben repartir para lograr una dieta correcta.

Grupo 1: Frutas y verduras. Aportan principalmente fibra, vitaminas y minerales.

Grupo 2: Cereales y tubérculos. Los cereales son granos secos que provienen de las plantas con espiga, mientras que los tubérculos son raíces. Los alimentos de este grupo aportan energía. Si se consumen productos de grano entero con cascarilla, también aportan fibra.

Grupo 3: Leguminosas y alimentos de origen animal. Las leguminosas son granos secos que provienen de plantas como el frijol, la alubia o la soya. Los alimentos de origen animal incluyen carne blanca y roja, vísceras, huevo, leche y sus derivados. Aportan proteínas, hierro, grasas y vitaminas.

Las reglas a seguir

  • Debe incluirse por lo menos un alimento de cada grupo en cada comida del día.
  • Los tres grupos tienen la misma importancia.
  • Dentro de cada grupo, ningún alimento es más importante o mejor que otro.
  • Consume con moderación grasas, aceites, azúcar y sal.
  • No te quedes con hambre, pero tampoco comas de más.
  • Es posible conseguir toda clase de alimentos en cualquier época del año, pero se sugiere diversificarlos según la oferta de temporada; es cuando están en su mejor punto.
  • Come muchas frutas y verduras, de preferencia crudas y con cáscara (5 porciones al día es una buena idea), cereales con moderación y pocos alimentos de origen animal (prefiere el pescado o el pollo sin piel).
  • Los pescados y mariscos deben comerse bien cocidos.
  • Come despacio y disfruta la experiencia.
  • Bebe dos litros de agua al día.

Ejercicio

Al decir ejercicio, a muchas personas les causa una sensación de flojera o simplemente el hecho de pensar en eso nos da miedo; cuando al fin tenemos la convicción de que debemos hacerlo siempre sucede algo: llegamos cansados, no tenemos tiempo por nuestras responsabilidades y si no ponemos algún otro pretexto por encima del compromiso de hacer ejercicio, por estas razones  inmediatamente se esfuma nuestra buena intención de sentirnos mejor.

 Sólo cuando el médico nos dice que es necesario hacer ejercicio es cuando realmente reaccionamos, cuando vemos que realmente nuestra salud corre en riesgo es cuando nos preocupa cuidar nuestra salud.

Sí hacemos una reflexión sobre nuestra edad, lo que comemos, malos hábitos (fumar, beber, desvelarnos, el sedentarismo, etc.) y ya cuando el cuerpo nos alerta por segunda o tercera ocasión, es en ese momento cuando comprendemos, que realmente tomamos conciencia e iniciamos el proceso de modificación de hábitos, agregando a ellos, el ejercicio.
Como bien se sabe realizar ejercicio con frecuencia, ayuda a bajar de peso, mejora la capacidad pulmonar y cardiaca, fortalece huesos y articulaciones, previene o revierte la osteoporosis, detiene y combate el envejecimiento, evita o controla algunas enfermedades, elimina el estrés.

El ejercicio físico es imprescindible para mantenernos sanos, contrarrestando los efectos de la vida sedentaria y del estrés, tan de moda actualmente, ayuda igual que un gran relajante mental.

Para aquellos que hacen deporte la sensación de sentirse bien, la vitalidad y la alegría que esto produce cuando se practica tiene una explicación científica, las endorfinas son aquellas sustancias responsables que provocan estas sensaciones tan positivas.
Mas que sentirnos bien por la liberación de endorfinas que produce el ejercicio físico, además de todas las propiedades que se han descrito, el ser deportista es un estilo de vida cada vez mas necesario en este mundo tan ajetreado y vertiginoso. Cuando nos sumergimos completamente en este mundo que genera la vida contemporánea, sabemos que no es saludable. Por lo tanto la forma de mantener el equilibrio es buscando la esencia de nosotros mismos, puede ser comprendiendo que hay que trabajar en equipo o bien reconociendo nuestras limitaciones y  aprendiendo a superarlas; estas virtudes del estilo de vida que es el hacer deporte, se extrapolan a la vida cotidiana siendo necesarias para crear una sociedad mas sana y evolucionada.

 Es esa parte tan rica de sentir que realizamos un desgaste físico, supera nuestras propias expectativas y condiciones físicas, que al levantarnos no nos cuesta trabajo, nos sentimos relajados, libres de estrés gracias a una actividad física o ejercicio; esto es una inyección de positivismo y buena onda para nuestro cuerpo y mente.

El día tiene 1,440 minutos. ¡Programe 30 de ellos para realizar actividad física!

El ejercicio habitual es una parte importante del cuidado de la salud. Las personas activas viven más tiempo y se sienten mejor. El ejercicio puede ayudarte a mantener un peso saludable. Puede retrasar o prevenir la diabetes, algunos tipos de cáncer y problemas cardíacos.

La mayoría de los adultos necesita por lo menos 30 minutos de actividad física moderada por lo menos cinco días a la semana. Los ejemplos incluyen caminatas enérgicas, cortar el césped, bailar, nadar como actividad recreativa o andar en bicicleta. Estirarse y levantar pesas también fortalecen el cuerpo y mejoran su condición física.

La clave es encontrar el ejercicio adecuado para ti. Si te es divertido, es más probable que mantengas la motivación. Tal vez desees caminar con un amigo, unirte a una clase o planificar paseos en bicicleta con algún grupo. Si has estado inactivo durante cierto tiempo, se sensato y comienza lentamente.

Y recuerda no ejercitarte con el estomago vacío y descansar lo que tu cuerpo necesita, estos son de los puntos fundamentales para poder mantenerte activo.

En la siguiente entrada trataremos más sobre la alimentación, continúa leyéndonos.

 

Higiene personal

La salud  y la educación son las encargadas de fortalecer y promover factores protectores de salud entre ellos la higiene y los hábitos saludables, desde un enfoque de calidad de vida, derechos y  participación.

La higiene personal y del entorno va mucho más allá de las meras prácticas de aseo. Es uno de los componentes fundamentales de un estilo de vida saludable y se encuentra relacionada con otros temas como la alimentación, el ejercicio físico y la salud mental.

En consecuencia, el aprendizaje de hábitos de higiene y cuidados personales cumplen funciones importantes en la formación integral de las personas:

  • Mejorar la salud y el bienestar del individuo y la comunidad.
  • Prevenir la aparición y desarrollo de enfermedades.
  • Facilitar las relaciones interpersonales por medio de una correcta y pulcra imagen pública.
  • Contribuir a la formación de una imagen positiva de sí mismos.                                                        

Algunos de los hábitos de higiene personal básico son los siguientes:

Lavarse las manos

Para evitar que los gérmenes se propaguen, además de cualquier enfermedad, asegúrate de lavarte las manos después de ir al baño, de manipular alimentos crudos o de ensuciarte con algún producto. También debes hacerlo después de estar en contacto con basura, animales o personas enfermas. Usa agua caliente y jabón, y también cepilla las uñas.

 

Baño

Es necesario bañarse o ducharse todos los días para eliminar el olor corporal y las bacterias que se acumulan en la piel. En lugar de compartir una toalla de baño con el resto de la familia, se recomienda que cada uno tenga la suya para evitar la contaminación cruzada. Báñate con agua tibia y jabón, enjabona tu cuerpo y enjuágalo. Las personas que trabajan fuera de sus casas deben ducharse más de una vez por día.

Dientes

Para la higiene oral, cepíllate los dientes al menos dos veces por día: a la mañana después de levantarte y antes de irte a acostar. Asegúrate también de limpiar tu lengua y cambiar el cepillo de dientes por uno nuevo cada dos meses. También se debe usar el hilo dental a diario, antes del cepillado. Visita al dentista cada seis meses para que realice una limpieza de rutina.

 

Uñas

Las uñas de los dedos de las manos y lo pies se deben cortar con regularidad. Las mujeres realizan esta actividad con menos frecuencia que los hombres, porque se las dejan crecer con fines de belleza. Si este es el caso, no es necesario que las cortes, pero debes cuidarlas con manicura y limpiarlas.

 

Olor corporal

Para controlar el olor corporal, debes usar un desodorante con un poco de fragancia, o sin aroma, a diario. Aplícalo a la mañana y vuelve a usarlo durante el día si es necesario.

 

Vello corporal

Tanto los hombres como las mujeres se afeitan el vello corporal, o incluso el cabello, con fines de higiene. Para hacerlo, y para evitar arañazos, usa una hoja de afeitar limpia y humedece la piel con gel o crema para afeitar. Las maquinillas de afeitar desechables se deben tirar después de usarlas tres veces, aproximadamente.

Olor de los pies

Para prevenir o reducir el olor de los pies, espolvorea talco para pies o talco para bebés en las medias y los zapatos.

Vestimenta

Lava la ropa de forma regular, sobre todo la ropa interior y los trajes de baño, para prevenir el desarrollo de bacterias y de aromas desagradables.

Heridas

Cualquier cortadura, quemadura, lesión o raspadura se deben limpiar y vendar lo antes posible para evitar que la herida se infecte y los gérmenes se propaguen a otras personas. Después de limpiarla, desinféctala usando un algodón con peróxido de hidrógeno o alcohol isopropílico y cúbrela con una venda, una gasa y cinta adhesiva de tala o un apósito.

La infancia es la mejor etapa para que los niños aprendan comportamientos higiénicos y los apliquen durante el resto de sus vidas. Si los niños/as y adolescentes son involucrados en el proceso de desarrollo como participantes activos, pueden llegar a ser agentes de cambio dentro de las familias  y un estímulo para el desarrollo de la comunidad.  
Por esto es fundamental recalcar la importancia que tiene la familia así como la vida escolar en la infancia y las etapas tempranas de la adolescencia en el desarrollo de estos hábitos para lo cual hay que tener en cuenta los siguientes puntos:
  • Regularidad en el tiempo: La práctica diaria da las pautas  de higiene en el  transcurso del tiempo generan hábitos que contribuyen y colaboran con el bienestar físico y psíquico del organismo.
  • Ambiente apropiado: Debe existir un entorno propicio tanto en el hogar como en la escuela y en  diferentes lugares que se frecuente. Los elementos de higiene deben estar al alcance de todos (agua, lavabos, jabón, papel, toallas, etc.).   
  • Cada momento debe ser grato: Propiciar actividades que permitan el aprendizaje y aplicación de hábitos de higiene a través de contenidos conceptuales, procedimentales y  actitudinales que favorezcan el desarrollo del niño/a y adolescente.
  • Ser creativo e innovador: Si un método o sistema para  crear hábitos higiénicos no da resultado, se debe ser paciente y creativo, innovar en tácticas  motivadoras para lograr la salud integral en el niño/a y adolescente.

No olviden que los hábitos de higiene personal son fundamentales en la formación y permanencia de una imagen pública correcta, que estos son la forma en la que manifestamos respeto hacia nuestra persona y como resultado el respeto que podremos tener por los demás y representan una buena educación de casa. 

“Los buenos modales”

Los buenos modales o buenas maneras son un código de comportamientos para actuar frente sociedad y son necesarios en cualquier situación (en la mesa, en el trabajo, reuniones sociales, etc…), en la antigüedad eran sinónimo de pertenecer a la nobleza o clases acomodadas. Sin embargo en nuestros tiempos son muestra de tu educación (de esa que recibes en casa) tu carta de presentación, la primera impresión que das y que obtienen de ti. 

Hay que ser muy precisos al momento de utilizarlos porque puedes caer en la sumisión o en la presunción, entre mejores modales manifiestes, mostraras cuanto te respetas a ti y a tu sociedad, así mismo puedes seguir la siguiente línea para evitar esto.

  • Di siempre “por favor” y “gracias”.
  • Asume la responsabilidad por tus palabras y tus actos.
  • Aprende a mostrarte en desacuerdo de manera cortés.
  • No grites; habla.
  • Aprende modales adecuados para la mesa y ponlos en práctica.
  • Aprende a escuchar.
  • Respeta la privacidad de los demás.
  • No tomes las cosas ajenas sin autorización del dueño.
  • Practica la tolerancia.
  • Respeta lo que no es tuyo.
  • No intervengas en la vida de tus amigos y conocidos.
  • Piensa antes de hablar.
  • Comparte.
  • Contesta el teléfono con amabilidad.
  • Saluda con respeto a una persona mayor.
  • Cede el asiento a las personas mayores o mujeres embarazadas.
  • No secretearse en público ni comentar las intimidades de la familia.
  • No abras una puerta que esté cerrada sin tocar previamente.
  • Ofrecer ayuda.
  • Siempre una sonrisa valdrá más que mil palabras.                                                                             Estos solo son la línea a seguir pero siempre puedes abundar más y recuerda que son tu carta de presentación y que primera impresión solo hay una. Ojalá te sean de ayuda y suerte al emplearlos.